Hay diversas formas en las que un producto se hace notar ante el consumidor, las cuales pueden ir desde el diseño del empaque, los colores empleados, la publicidad realizada y el lugar donde esté situado en el punto de venta. Otro factor que ha cobrado más relevancia es el de crear vínculos emocionales que identifiquen al público con la marca. Que el consumidor encuentre características de su personalidad en un producto y, que además, empaten objetivos de ambos ayuda a que el público se sienta más identificado con la marca.

Un método efectivo que las campañas de publicidad es mencionar, dentro de spots publicitarios, beneficios emocionales que el producto le brinda al consumidor y a su entorno inmediato, como por ejemplo la familia o amigos, más allá de resaltar beneficios físicos. A continuación 5 factores que debes considerar para crear vínculos emocionales más afectivos.

  1. Público

Definir el tipo de público al cual se quiere llegar enfoca mejor los esfuerzos y evita que se pierda tiempo en emprender una campaña que contenga frases o signos asociados a las actitudes del consumidor.

  1. Común denominador

Una táctica para abarcar más público es encontrar la actitud o el interés común de gran parte de la población, un ejemplo de esto puede ser el entorno familiar o problemas sociales característicos de cada país.

  1. Lenguaje empleado

Una vez que se definió el target al que se quiere llegar es necesario enfocar tanto imágenes como lenguaje a este segmento, ya que no es lo mismo crear vínculos emocionales para una persona joven que para un público de mayor edad.

  1. Beneficios de la marca

Los vínculos emocionales llevan implícitos los beneficios que tendrá el consumidor en caso de que se llegue a adquirir. Prescindir de frases relacionadas con factores que el producto le otorga a la apariencia física, no hace que resalte de entre las demás. La manera más efectiva es incluir frases como “Ayuda a cuidar a mi familia” o “está al pendiente de los míos”

  1. Medio indicado:

Hay diversos medios en los que se puede promocionar un producto, tal es el caso de la radio, medios impresos, digitales tales como redes sociales  o televisión. El canal será definido por el que más vea el público al que se quiere llevar, no tiene el mismo efecto implementar un spot con un vínculos emocionales en Internet sí el target está conformado por personas mayores de edad.

La compra es el resultado de una emoción: si es positiva, el cliente compra; de lo contrario no lo hace». Ésta es la base del marketing emocional.

Las emociones de la publicidad a la marca han sido explicadas además mediante el mecanismo de aprendizaje del condicionamiento clásico.

Cuando   los  sentimientos   son   empleados   como   un  medio,   éstos   actúan   para   atraer   la Atención de la audiencia, la evaluación positiva de los anuncios se traduce en una actitud.

Positiva  hacia   la   marca.  Esa   influencia   se   produce   a   través   de   la   Ruta   Periférica  de Procesamiento,   puesto   que   la   evaluación   del   anuncio   se   forma   a   partir   de   aspectos relacionados con su ejecución (periféricos).

 Por último, respecto a la tercera función de las emociones, se ha observado que el uso de las emociones en la publicidad tiene un efecto directo sobre las actitudes tanto sobre la actitud hacia la publicidad como hacia la actitud hacia la marca. Según el marketing emocional, una empresa que demuestre a sus clientes que se preocupa por ellos, será recompensada con su lealtad.