En un contrato de arrendamiento lo más importante son las partes que en él intervienen: como son el Arrendador y Arrendatario, debido a los intereses contrapuestos que tiene cada uno de ellos, pues existe clara diferencia entre el propósito del arrendador, que es el máximo rendimiento de las viviendas que le pertenecen con el mínimo gasto; respecto del objetivo del inquilino, pagar la menor contraprestación por una vivienda que le convenga.

Los bienes que se pueden arrendar son susceptibles de arrendados, tanto los muebles como los inmuebles, los corporales como los incorporales o intangibles.

A la regla la maneja de dos distintas maneras, una no pueden arrendarse los bienes consumibles y dos no pueden arrendarse las cosas sobre las que recae un derecho estrictamente personal.

Para poder arrendar es necesario tener algo a lo que llamamos capacidad, la capacidad es más que nada el poder monetario e intelectual para poder arrendar o ser arrendatario de otra persona.

Al igual no necesariamente tienes que ser el dueño de la cosa para poder darla en arrendamiento, sin embargo, esto solo puede suceder cuando una persona goza de una autorización para hacerlo, esto podría ser, cuando la persona es un mandatario o un representante legal.

Sin embargo como conocimiento más amplio la regla general es que el arredador puede dar la cosa en arrendamiento por cualquier tiempo, solo que si se pasaré después de 5 años ya no se considera que es un arrendamiento como acto administrativo se consideraría que es un arrendamiento como acto de dominio.

Cuando se carece de la capacidad de arrendamiento, nos es perjudicial ya que es una de las defensas del arrendatario ya que si no cuenta con está, el contrato de arrendamiento, no tiene validez y si llegaré a haber un juicio este sería positivo para la contra parte.

Sin embargo, basta que reconozca la celebración del contrato de arrendamiento para que la relación contractual quede justificada en juicio ya que se entiende que se celebró el contrato con el objeto de recibir los beneficios del mismo, dando implícitamente por reconocida la personalidad de quien representa al propietario por lo que en juicio no puede desconocer dicha personalidad con el que en ese momento estuvo de acuerdo.

Es necesario con todas y cada una de las caracteristicas del arrendamiento, la próxima semana daremos a conocer a grandes rasgos cada una de las características de los contratos de arrendamiento, no solo enfocándonos al arrendador, sino por ambas partes.