Existen elementos que directamente se relacionan con la situación financiera y desempeño en el balance general y en el estado de resultados, aquí te los enunciamos y mostramos su significado.

Para una correcta elaboración de estados financieros, debemos considerar ciertos elementos que no pueden faltar en ellos, ya que de no estar no podríamos tener una correcta imagen de la situación financiera que atraviesa una empresa, estos estados financieros son el Balance General que se compone de Activos, Pasivos y Patrimonio Neto., y en el Estado de Resultados son los Ingresos y los Gastos.

Pasando a los conceptos de los elementos citados anteriormente iniciaremos con:

Activos: Son los recursos que controla una empresa, estos vienen de sucesos pasados de los cuales se espera obtener en el futuro utilidades que beneficien la economía de la misma.

Estos se reconocen dentro del balance porque de ellos se obtienen beneficios futuros para la empresa y su costo se mide con fiabilidad.

Pasivos: Son las obligaciones que adquiere la empresa a raíz de sucesos pasados y que a su vencimiento para poder cancelarlas se desprende de de recursos que le implican ganancias.

Estos los podemos reconocer dentro del balance por que el pago de estos conlleva a la salida de recursos que proporcionan beneficios económicos y su desembolso también se mide con fiabilidad.

Patrimonio Neto: Es el resultado que queda de los Activos de la Empresa después de restarle los Pasivos.

Ingresos: Estos surgen por las actividades diarias que realiza la empresa como son Honorarios, Ventas, Dividendos, Intereses, Regalías y Alquileres.

Se reconoce dentro del estado de resultados por que incrementa los beneficios económicos futuros en el incremento de activos.

Gastos: Son los que se originan en las actividades diarias de la empresa y se compone por las Perdidas, Costo de las ventas, Salarios y Depreciaciones, estos mismos toman forma de salida de efectivo y otras partidas similares, inventarios y equipos.

Los reconocemos por que causan una baja en los beneficios económicos y por ende un decremento en los activos.

Los Estados Financieros los podemos medir de diferente manera y  en diferentes grados como son:

Costo Histórico: En el cual los Activos se registran por medio del efectivo y otras partidas pagadas o por por la contrapartida que se entrego en el momento de la adquisición. Los Pasivos los identificamos por que por el valor recibido incurrimos en una deuda y en algunos casos (como los impuestos) por las cantidades de efectivo y otras partidas con las que esperamos pagar.

Costo Corriente: Los activos se registran por el valor en efectivo con el que se podría adquirir actualmente y los Pasivos por la cantidad sin descontar ninguna partida de efectivo que precisaría pagar el pasivo en el momento.

Valor realizable: Los Activos se registran por su valor en efectivo que se pueden obtener en el presente por la venta de estos y los Pasivos por sus valores de liquidación que se espera puedan satisfacer las deudas.

Valor Presente: Los Activos se registran con su valor presente descontando entradas netas y los Pasivos de igual manera por su valor presente descontando las salidas que necesita para pagar las deudas.

El método más común usado por las empresas es el Costo Histórico, mismo que combinan con otros métodos de medición para corroborar el correcto funcionamiento y una mejor certeza de resultados.