En una Empresa el  éxito dependerá fundamentalmente de las demandas satisfactorias  de sus clientes, ya que son fundamentales puesto que es un factor importante porque interviene al momento de negociar su servicio o producto.

De lo  contrario, empresa que no satisface las necesidades o demandas que les sean planteadas por sus clientes tendrán un futuro corto. Por lo tanto, todos los esfuerzos deberán estar dirigidos al cliente, hacia su satisfacción, por más pequeña que esta sea, porque el cliente es el verdadero impulsor de todas las actividades dentro de la empresa, porque de nada sirve que el producto o servicio sea de excelente calidad, sino existen compradores para él.

Algunas de  las principales causas de clientes insatisfechos son las siguientes:

  • Un servicio con falta de  profesionalismo
  • Tratar al cliente como un objeto y no como una persona
  • El servicio no se llevó a cabo de buena manera en la primera compra de nuestro producto
  • No se resolvió la inquietud del cliente
  • No se respeta el precio pactado, lo cual genera desconfianza.

En este sentido la atención al cliente incluye las áreas de recursos humanos especializados en dicha actividad, es decir, servicios de atención ante dudas, consultas, reclamos, sugerencias, cambios o nuevas adquisiciones que se deseen realizar.

En la actualidad las empresas ofrecen la posibilidad de que los clientes interactúen con la organización mediante mensajes privados o publicaciones en redes sociales.

En repetidas  ocasiones, las empresas suelen enviar mediante mails, llamar por teléfono o solicitar al cliente el llenado de formularios de encuestas, para poder  conocer qué tan satisfecho está el cliente con la atención proporcionada por parte de la empresa. Ya que esto sin dudas contribuye al perfeccionamiento de tal servicio.

La finalidad de la atención al cliente, busca principalmente y tal como lo indica su nombre es  dar respuesta o solución a las consultas o problemas que los clientes puedan presentar en relación al uso o consumo de productos o servicios que adquieran de   la empresa. Pues de esto dependerá que un cliente satisfecho estará mucho más dispuesto a adquirir nuevos productos y/o servicios que la empresa ofrezca, de lo contrario a un cliente insatisfecho que no ha obtenido respuestas o soluciones a su demanda.