Para determinar el tratamiento fiscal aplicable a las propinas, es necesario realizar un análisis deductivo partiendo de una hipótesis general para llegar a una particular.

Cuando el trabajador recibe la propina directamente del cliente se cuestiona si esta se encuentra gravada para el trabajador de acuerdo a los impuestos federales existentes. Hablando de ISR en primer lugar deberemos analizar el origen de su causación que nos refiere el Art. 1 de la LISR mismo que nos dice:

  1. Las personas físicas y las morales, están obligadas al pago del impuesto sobre la renta en los siguientes casos:
  2. Las residentes en México, respecto de todos sus ingresos cualquiera que sea la ubicación de la fuente de riqueza de donde procedan.
  3. Los residentes en el extranjero que tengan un establecimiento permanente en el país, respecto de los ingresos atribuibles a dicho establecimiento permanente.

III. Los residentes en el extranjero, respecto de los ingresos procedentes de fuentes de riqueza situadas en territorio nacional, cuando no tengan un establecimiento permanente en el país, o cuando teniéndolo, dichos ingresos no sean atribuibles a éste.

Por esto entendemos que todas las personas físicas y morales están obligadas a pagar ISR de sus ingresos independientemente de su procedencia.

Ahora esto nos manda la interrogante de si las propinas se consideran dentro del salario de los trabajadores, para subsanar esta interrogante nos remitiremos al siguiente criterio normativo del SAT 71/2009/ISR :

Propinas. Constituyen un ingreso para el trabajador.

Conforme a lo dispuesto por el artículo 113 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, respecto del impuesto que resulte a cargo del trabajador, la retención se calculará aplicando a la totalidad de los ingresos obtenidos en un mes de calendario la tarifa a que se refiere dicha disposición legal. El artículo 346 de la Ley Federal del Trabajo establece que las propinas percibidas por los trabajadores en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, fondas, cafés, bares y otros establecimientos análogos, son parte del salario del trabajador. Por ello, las propinas que les sean concedidas, deben ser consideradas por el empleador para efectuar el cálculo y retención del impuesto sobre la renta que, en su caso, resulte a cargo del trabajador, en los términos del artículo 113, de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Lo anterior nos indica que efectivamente las propias forman parte del salario del trabajador por consiguiente constituye un ingreso gravado y el patrón deberá retenerle la cantidad correspondiente.