Recuerda que de una buena y correcta actualización de tus perdidas, depende si pagaras o no ISR por lo que te recomendamos mucho cuidado en la actualización y amortización de las pérdidas fiscales.

Primero debemos entender que la perdida fiscal resulta de la diferencia entre los ingresos acumulables obtenidos de una empresa contra las deducciones autorizadas de la LISR, cuando la segunda rebase a la primera, hasta por el monto que resulte.

A continuación te mostramos un ejemplo aplicable para Contribuyentes del Título II (Personas Morales)

La empresa Patito SA manifiesta lo siguiente:

Ingresos Acumulables:

Venta de playeras para caballero                                    452,000

Venta de tenis sport                                                            523,000

Venta de gorras                                                                     575,000

Intereses a Favor                                                                  100,000

Ajuste anual por inflación acumulable                           25,000

 Total de Ingresos Acumulables                      1,675,000

(-) Deducciones Autorizadas:

Compras Netas                                                                      875,400

Deducciones de Inversión                                                  145,200

Intereses a Cargo                                                                     36,000

Pérdida Fiscal en venta de activos                               1,000,000

Gastos de Operación Deducibles                                     250,000

Total de Deducciones Autorizadas                2,306,600

(=)  Utilidad (Pérdida) Fiscal                               (631,600)

Si observas el resultado y aplicas la definición que marca el Articulo 61 de la LISR, veras que las deducciones rebasan a los ingresos por lo que obtenemos una perdida fiscal del ejercicio.

Es muy importante que se amortice la perdida en el ejercicio siguiente al que la origino, ya que no hacerse se pierde el derecho de aplicarla, hasta por el monto total que se pudo haber aplicado.

Bueno, esta pérdida se actualiza multiplicándola por el factor de actualización que resulte de dividir el

INPC del ultimo mes del ejercicio que la originó

INPC del primer mes de la segunda mitad del ejercicio que la originó.

Después de esto la LISR nos permite seguir actualizándola, esto lo llevamos a cabo multiplicando la perdida actualizada por el factor de actualización que resulte de dividir el

INPC del último mes de la primera mitad del ejercicio en que la aplicaras

INPC del mes en que se actualizo por última vez.

Nota importante: Los factores de actualización que se determinen, deberán de calcularse hasta el diezmilésimo. (Artículos 7-A del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta y artículo 7 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación).